PLAGAS

Cómo controlar la araña roja

By 24 julio, 2018 No Comments

La plaga de la araña roja es una plaga polífaga, es decir, se alimenta de diferentes huéspedes que se distribuyen en todas las zonas de clima mediterráneo. Es una de las principales plagas de los cítricos.

El clementino, especialmente la variedad Clemenules según Moner (1997) es sensible al ataque de ésta.  La araña roja puede provocar graves defoliaciones si se dan condiciones de ataques severos junto a condiciones climáticas como vientos secos o sequedad en el suelo. Otras especies de cítricos como el naranjo dulce es menos susceptible al ataque de la araña roja. Por otra parte, posee un ciclo de vida muy rápido. A modo de ejemplo, en variedades extratempranas como la arrufatina o la oronules la araña roja pasa rápidamente de hoja a fruto a finales de julio con elevada cosecha y frutos juntos. También puede provocar daños en el fruto depreciando su valor.

Tetranychus urticae, o araña roja, tiene una gran capacidad para dispersarse rápidamente. Pasa el
invierno en las hojas de plantas situadas en los márgenes de los campos formando colonias con gran cantidad de hilos de seda. Éstas les proporciona refugio frente a depredadores e incluso a plaguicidas. También se mantienen en hojas viejas de los cítricos o en los chupones en forma de refugio.

 

Localizaciones en la planta:

Se pueden observar en las hojas jóvenes que han alcanzado su tamaño definitivo. El primer momento del año que las invade es en mayo o junio, cuando las hojas de la brotación de primavera han alcanzado su tamaño final. Durante verano y otoño se pasan a las hojas nuevas que se producen de forma continua.

localización araña roja

Aquí puedes encontrar más información sobre esta plaga:
http://gipcitricos.ivia.es/area/plagas-principales/tetraniquidos/arana-roja

 

Síntomas de la plaga:

La araña roja se sitúa en el envés de las hojas. Ésta se alimenta hoja y/o fruto, el síntoma que produce es bastante característico cogiendo una coloración amarillenta y forma de abombamiento en el haz de la hoja. También se alimenta de los frutos generando unas manchas que suele iniciarse en la zona estilar. A veces se puede extender por todo el fruto depreciando su valor.

 

Período de desarrollo de la araña roja:

Las condiciones favorables para el desarrollo de la araña roja son:

  • Humedades relativas bajas.
  • Temperaturas elevadas -> Su evolución durante el año debe comenzarse a vigilar desde mayo a
    noviembre. Incrementa su actividad en los meses de junio y julio, siendo máximos en agosto y
    septiembre.
  • Las hojas nuevas son más susceptibles al ataque de este ácaro.

 

Método de muestreo:

El muestreo de la araña roja debe realizarse siempre teniendo en cuenta el nivel de plaga en nuestro campo. La frecuencia debe ser  semanal o quincenal. Sobre todo partir del aumento de las temperaturas. En el clima mediterráneo suele darse a partir de junio y se seguirá con los muestreos hasta septiembre, principalmente.

Según el GIP (Gestión Integrada de Plagas) el muestreo de la araña roja debe realizarse colocando dos aros de 56 cm Ø sobre la copa del árbol. Hay que ir anotando los aros ocupados, es decir, que contienen dos o más hojas sintomáticas (hojas con decoloración amarilla). Tratar cuando el porcentaje de aros ocupados >54% y porcentaje de hojas sintomáticas ocupadas >22%.

Los muestreos se deben continuar desde finales de julio y principio de agosto sobre los frutos, para controlar el nivel de plaga de la araña roja y que no deprecien el fruto al marcarlos.

Otra forma de muestreo visual puede ser cogiendo de 5 a 6 hojas sintomáticas por árbol y observar presencia o ausencia de la araña roja (Fuente: IRTA\Amposta). Umbral 6%-8% hojas ocupadas. Se recomienda realizar un muestreo en 20 árboles en una superficie de 1 hectárea.

 

Métodos de control:

La elección del método de control debe seguir una lógica en el que se tomen en cuenta una combinación de medidas. Como por ejemplo: el uso de productos fitosanitarios que se utilice en caso de superar los umbrales económicos de daño. Prácticas como exceso de laboreo, aplicación de herbicidas, dañan la cubierta vegetal y provocan que las poblaciones de Tetranychus urticae asciendan a los árboles.

De este modo se puede tomar las siguientes pautas para el control de la araña roja:

  1. Infraestructura ecológica (cubierta vegetal, setos, islas de vegetación), tanto en márgenes de los campos como entre las calles de los cultivos. Proporciona alimento y refugio a los enemigos naturales (Landis et al., 2000) y además ayuda al control de otras plagas como pulgones (Gómez-Marco et al., 2010)
  2. Cubiertas vegetales: se puede emplear festuca entre líneas, ya que aumenta el nivel de fitoseidos; además si se deja espigar, el polen es utilizado por los fitoseidos como alimento (Fuente: IVIA).
  3. Enemigos naturales, encontramos: ácaros depredadores, éstos se identifican porque se mueven alrededor de la hoja de forma muy rápida. El problema es que se ven afectados con temperaturas elevadas y HR bajas que coincide con la época de mayor actividad de la araña roja. El control por lo tanto no llega a ser suficiente. Por otra parte, también se puede encontrar otros enemigos naturales tipo coccinélidos como Stethorus punctillum, o el neuróptero Chrysoperla carnea.
  4. El estado del árbol también influye en la población de la araña roja. Así pues, árboles podados que garanticen una penetración de los productos en el interior del árbol facilita el control químico.araña roja
  5. Se sospecha que una fertilización nitrogenada elevada cuando las poblaciones son altas hace que se produzca un incremento de poblaciones de la araña roja.
  6. Mantener un riego adecuado para que no haya un exceso de vigor y un control de las plagas que dañan las hojas nuevas como el pulgón y el minador. Esto puede favorecer la presencia de brotes tiernos en verano y otoño, y, por tanto, evitar que T. urticae migre a los frutos y cause daños Ansaloni et al. (2008).
  7. Los productos fitosanitarios deben ser selectivos para la araña roja. Eficaces y respetuosos con la fauna útil y reducir el desarrollo de resistencias. Los tratamientos deben realizarse cuando se observen formas vivas. Nunca de forma preventiva y que supere el umbral de daño económico, (Fuente: IVIA). Hay que intentar no repetir con la misma materia activa dentro de una misma campaña. Tampoco alternar tratamientos con productos con distinto modo de acción. Por ejemplo, no realizar 2 aplicaciones consecutivas con hexitiazox y la siguiente con clofentezin. Así se puede evitar resistencias, que es uno de los principales problemas que presenta el control químico de la araña roja.
  8. Se debe realizar un buen mojado que llegue al envés de la hoja para garantizar la eficacia del producto. Para ello se debe tener en cuenta: la velocidad, volúmenes de caldo, momento del año, parcela (marco de plantación, volumen de copa, etc.), porcentaje de araña roja, etc.
  9. Se debe tener en cuenta las campañas anteriores para establecer la mejor estrategia para la campaña actual.
  10. El control de la araña roja influida por otras plagas como pulgón y minador. Éstas se enrollan en las hojas y les sirve de protección. También  la mosca blanca que genera melaza y con ello la aparición de negrilla. Esta plaga afecta a la actividad de los ácaros depredadores.

 

Conoce más información sobre otras plagas peligrosas para tus cultivos de cítricos a través de nuestro blog: http://www.fitogar.com/category/plagas/

Leave a Reply